José Luís Espejo - La rosa presumida

La rosa presumida

¡Pobre rosa! Había perdido su hermoso color blanco... ¡Pero se lo tenía bien merecido, por antipática!