José Luís Espejo - INVENTOS - HOGAR

INVENTOS - HOGAR

            Inventar no es sólo un arte: es un imperativo social. Se inventa porque se pretende satisfacer unas necesidades. ¿Y qué mayor necesidad que hacer la vida más fácil? A continuación presentaré algunos inventos que han ayudado a transformar el ámbito de la vida doméstica.

 

            Hace 10.000 años, en Oriente Próximo se comenzó a emplear tierra y piedras para construir casas. Los ladrillos moldeados se empezaron a usar hace unos 5.500 años, y las primeras tejas fueron inventadas hacia el siglo VII aC. Ya tenemos las cuatro paredes y el techo. Pero eso no es suficiente, si pretendemos aislar una casa de los rigores del invierno. Hasta el siglo XIV, las contraventanas ejercieron esa función, puesto que poner vidrios en las ventanas resultaba muy caro (sólo hay que pensar en los ventanales de las catedrales). Este problema fue resuelto cuando se inventó el "vidrio crown", en Francia, obtenido haciendo girar bolas de vidrio para convertirlo en láminas.

 

            No hay suficiente con aislar la casa del exterior. También es necesario incrementar la temperatura con alguna fuente de calor. Hasta el año 1000 se empleaban hogares sencillos, con agujeros para conducir el humo hacia el exterior. Pero a partir de entonces, en las casas acomodadas se empezaron a instalar chimeneas de piedra. La estufa es un invento mucho más reciente: en 1744 Benjamin Franklin perfeccionó las estufas cerradas de leña utilizando, en parte, los conocimientos del francés Luis Savot, que en 1624 diseñó un fogón en el que el aire caliente se hacía pasar por un conducto debajo del fuego. Un sistema de calefacción central fue instalado, por primera vez, en el edificio del Banco de Inglaterra en 1792.  La estufa eléctrica tardó aún más en aparecer: en 1892 se patentó el primer radiador de esta naturaleza (un alambre enrrollado sobre una placa de hierro colado, protegiéndose la totalidad del conjunto con esmalte). En 1899 es inventado el radiador de calefacción central.

 

            En ocasiones, no se pretende calentar la casa, sino refrescarla. El aire acondicionado fue inventado en 1890 (cómo no) en Estados Unidos. Poco después, en 1891, se inventa el ventilador eléctrico, que utilizó para ello el principio de la dínamo de Gramme.

 

            Es bien conocida la invención del parrayos por el norteamericano Benjamin Franklin, en 1752, pero no lo es tanto que éste también inventó la mecedora: quién sabe, quizá para disfrutar del calor que emite la estufa de su invención (véase más arriba).

 

            Podemos remontar a la antigüedad inventos tan comunes como la cama y el colchón. La cama de uso diario fue inventada en Egipto: era tan alta, que había que subir a ella usando un taburete (e incluso una escalera). La cubría una mosquitera que liberaba a su usuario de la molesta presencia de los insectos. La cama que apareció en la tumba de Tutankhamon era prácticamente idéntica a la de uso común (hoy día) en Occidente. El colchón, por su parte, tiene inicio en Grecia: los helenos reposaban sobre mullidos colchones de plumas de ganso o de cisne, o sobre varias capas de pieles dobladas. El colchón de muelles se inventó durante el siglo XVIII, pero era muy incómodo (y si un muelle saltaba, atravesando el tapizado, llegaba a ser incluso peligroso). El colchón de muelles cónicos fue inventado en Inglaterra en 1870.

 

            Los espejos son empleados desde la antigüedad: estaban vinculados al mundo femenino, o al uso del templo. Solían ser de metal (oro, plata, cobre, bronce o hierro). Fueron los fenicios los que introdujeron en el mundo mediterráneo el espejo de cristal, aunque esta innovación no desplazó la preferencia por los espejos metálicos.

 

            El papel pintado fue introducido en Europa durante el siglo XVII, procedente de China. El congelador tiene orígenes remotos en los "pozos de nieve" de la antigüedad, pero el congelador moderno no sería inventado hasta que en 1859 Edmundo y Fernando Carré crearon su "máquina para refrigerar jarras". Los fenicios introdujeron el estropajo de esparto en el Mediterráneo oriental (el esparto lo obtenían en el sur de España). Las cerillas fueron inventadas en Inglaterra en 1827; el principio era mismo que en la actualidad: uno de los extremos era cubierto con fósforo, que se hacía frotar sobre una superficie rugosa. En 1928 se inventa el "spray aerosol".

 

            Con el siglo XIX, la "máquina" amplió su ámbito, desplazándose desde la factoría (donde se empleaba desde el siglo XVIII) hasta el hogar. La máquina de coser fue la primera máquina introducida en el ámbito doméstico: Fue inventada en 1830 por el sastre francés Bartolomé Thimmonier (su primer artilugio, muy tosco, lo construyó de madera). En 1846 el norteamericano Elías Howe inventó la máquina de lanzadera sincronizada con aguja. Pero no fue hasta 1851 cuando el norteamericano Isaac Merrit Singer introdujo la máquina de coser con pedal y rueda dentada (que permitía avanzar la tela entre puntada y puntada).

 

            El teléfono fue patentado por el escocés Alexander Graham Bell en 1876 (dos horas antes que el norteamericano Elisha Grey). Las primeras palabras pronunciadas con él son: "Watson ven: te necesito". El teléfono con dial numérico fue inventado por el norteamericano Almon Strowger en 1889.

 

            La radio tiene inicio en 1896, cuando el ruso Alexander Popov transmite un mensaje "sin cable" a una distancia de 250 metros. Tres años después, Marconi consiguió emitir un mensaje que atravesó el Canal de la Mancha. En 1901 el mismo Marconi envió el primer mensaje radiado desde Europa a través del Atlántico. La primera estación de radio importante se instaló en Pittsburg (Estados Unidos) en 1920. Durante la década de los años 20 millones de aparatos de radio se instalan en hogares de todo el mundo.

 

            El frigorífico tiene su antepasado más remoto en los llamados "armarios de nieve". En 1850 Jacob Perkins inventa un armatoste voluminoso en cuyo interior se introducían grandes bloques de hielo: como es evidente, más que un frigorífico, era una versión más "moderna" de los antiguos armarios de nieve. El primer frigorífico de naturaleza mecánica fue inventado en 1879 por el alemán Karl van Linde. En 1923, Balzer von Platen y Karl Munster inventaron el frigorífico eléctrico, el llamado modelo Electrolux, cuya patente compró la firma norteamericana Kelvinator. Éste era, sin embargo, un modelo peligroso, debido al uso de gases tóxicos como el amoníaco y el ácido sulfúrico. Dicho problema se solventó, sin embargo, con la introducción en 1930 del freón. Con este último toque, el frigorífico (la popular "nevera") adquirió su forma definitiva.

 

            Otros "útiles" inventos son la plancha eléctrica (ideada en 1882 por Henry Seely) y el aspirador, acreditado a Hubert Cecil Booth en 1901. En 1908 James M. Spangler ideó el aspirador eléctrico portable. La maquinilla de afeitar eléctrica fue inventada por el norteamericano Jacob Schick en 1931. El microondas se desarrolló, a partir de la tecnología del radar, en 1948.

 

La lavadora eléctrica fue inventada en 1907 por el norteamericano Alva Fisher. Poco después, en 1914, las lavadoras eléctricas comenzaron a ser fabricadas en serie. En 1920 se instaló el tambor mecánico, con lo que nacería la lavadora moderna. El centrifugado sería un invento posterior. Habría que esperar a 1960 para encontrar las primeras máquinas de lavar automáticas en el mercado.

 

John Logie Baird mostró por primera vez la televisión en unos almacenes londinenses, en 1926. La televisión electrónica se desarrolló en los años 30 con la introducción del tubo de rayos catódicos: los tubos proyectaban electrones sobre una pantalla, produciendo imágenes de mayor calidad que las prestadas por el sistema mecánico de Baird. En 1924 se inventó la cámara electrónica que convertía las imágenes en señales eléctricas. En 1936 se emitieron con regularidad los primeros programas televisivos. Y en 1953 se desarrolló la televisión en color. Los videocassettes fueron inventados en Japón a finales de los años 70.

 

El registro del sonido tuvo su origen en el célebre invento de Thomas Alva Edison: el fonógrafo (1877). El primer reproductor de discos, o gramófono, fue construido por Emile Berliner en 1888: el mecanismo de reproducción era similar al de Edison, excepto que los sonidos se almacenaban en un disco plano, no en un tambor cilíndrico. El magnetófono se inventó en los años 20: el sonido se grababa en una cinta magnética, no en un disco, como se hacía hasta ese momento.

 

El ordenador, último gran invento con amplio uso en el ámbito deméstico, tiene un precedente en el ordenador de Mauchley y Eckert (1946), que pesaba 30 toneladas. El superordenador, más compacto, apareció en los años 60. El primer ordenador personal fue introducido en 1979 en el hogar por la marca Apple. Sus inventores, Steve Jobs y Stephen Wozniak construyeron su primera máquina en un garage de su ciudad (San Francisco).

 

Volver