Ramonda myconi, la planta más representativa de Montserrat

 

            Con posterioridad a la realización de mi artículo La Botánica Pintoresca de Leonardo da Vinci, publicado –como éste- en la sección Leonardo da Vinci de mi página Web, han llegado a mis manos dos documentos preciosos que demuestran que Ramonda myconi (planta que –según dos botánicos de mi confianza- aparece, junto con el narciso, en la versión de Londres de La Virgen de las Rocas de Leonardo) es tal vez la flor más representativa de Cataluña; y, especialmente, de Montserrat. Y no sólo porque “crece en las rocas” (lo que justificaría su presencia en este cuadro de Leonardo), sino especialmente porque es endémica de esta región (es decir, sólo se puede encontrar aquí, y en ningún otro lugar de Europa).

 

 

La Virgen de las Rocas de Londres (hacia 1506)

 

 

 

Detalle de flores en la Virgen de las Rocas de Londres (Ramonda myconi y Narcissus)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparativa de las hojas del cuadro con la Ramonda myconi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Ramonda myconi en el libro Plantas medicinales de Pius Font i Quer

 

           El primer documento interesante es la propia portada del libro Plantas medicinales, el Dioscórides renovado, del insigne botánico catalán Pius Font i Quer. Aquí aparece destacada, expresando su importancia en la flora local.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

             El segundo es todavía más impactante. Se trata de una herborización hecha en Montserrat por el ilustre filósofo y economista John Stuart Mill. Me puedo preciar de estar entre sus admiradores, porque he leído tres obras suyas (On Liberty, en inglés, y Principios de Economía Política y El utilitarismo, en castellano). Esta circunstancia produce en mí una especial satisfacción y orgullo.

            Por lo visto, además de sus actividades como economista, filósofo y funcionario, John Stuart Mill ejercía una no despreciable actividad en el área de las ciencias naturales. Era amigo de George Bentham, director del Jardín Botánico de Kew, en Londres (el cual era sobrino de Jeremy Bentham, maestro de Stuart Mill e inspirador de su línea filosófica “utilitarista”). Colaboraba habitualmente en la revista The Phytologist, de donde el autor del artículo que ahora cito ha obtenido esta preciosa información (Antoni Blanquer Hernández, “Una herborització a Montserrat a la primavera de 1860”, publicado por el Butlletí de l’Institut Català d’Història Natural, número 71, páginas 51 a 58; año 2003).

            En definitiva, en su catálogo de 124 plantas, recopiladas en dos días de visita en el monasterio (que tuvo lugar, según consta en el archivo, el 10 y  el 11 de mayo del año 1860), John Stuart Mill señala como las dos plantas más representativas de Montserrat las siguientes:

 

            1) Sus diversos narcisos (y cito en inglés, para que no haya confusión posible): “The small yellow Narcissus, N. juncifolius [Narcissus assoanus], formerly confounded with N. jonquilla, grew copiously in the same region; and near the summit of the mountain (on the grassy ledge on which are the ruins of the highest hermitage, that named after St. Jerome), N. biflorus [Narcisus tazetta], more beautiful than even N. poeticus, filled the air with rich fragrance”.

            2) Ramonda myconi (asimismo en inglés): “But the plant most associated with Montserrat is Ramondia pyrenaica, known to those who have botanized at Gavarnie, Esquierry, and other places in the Higher Pyrenees, as one of the most exquisite vegetable productions of the mountain chain. This plant, the only European representative of the Order Cyrtandraceae, was earliest known and described (under the name Verbascum myconi) as a Montserrat plant; these excepted it has, I believe, no other known habitat. I was fortunate enough to find on a rock a plant or two already in flower; not on the higher part of the mountain, but on its lower slope, very near the carriage-road. Though I possessed far more beautiful specimens collected on the rocky side of the torrent at Gavarnie, it gave me great pleasure to find it in what, if not its first abode, is at least the first place in which it was scientifically recognized”.

 

            Recuérdese que la denominación científica actual de esta especie, Ramonda myconi, deriva del nombre del naturalista que la catalogó, Francesc Micó. Y lo que es más interesante, este botánico nació diez años después de la muerte de Leonardo; en concreto, en 1528. Así pues, esta planta ya era conocida –y reconocida- en el entorno del monasterio a comienzos del siglo XVI. Si Leonardo hubiera estado allí en esas fechas muy posiblemente se le habría mostrado como característica y representativa del lugar.

            Pero, a lo que íbamos, John Stuart Mill considera los narcisos, así como la Ramonda myconi, como las plantas más típicas de Montserrat (ambas resaltadas, como sabemos, en el cuadro de Leonardo). Por otro lado, Pius Font i Quer otorga a la Ramonda una importancia tal que la destaca en la portada de su magna obra Plantas medicinales. Por último, la Ramonda crece en los ambientes rocosos; precisamente el paisaje representativo de la Virgen de las Rocas de Leonardo.

            Ramonda myconi es, según los dos expertos con los que me he asesorado, la planta más similar a la que aparece a los pies de San Juan niño en este cuadro, tanto en sus hojas, como en su flor, y –especialmente- en su fruto. Podemos descartar otras especies con flores u hojas parecidas, como la Campanula muralis (véase abajo), puesto que, pura y simplemente, el fruto es diferente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Campanula muralis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fruto de la Ramonda myconi. Compárese con la imagen del cuadro

 

            Chirría un tanto que la flor sea blanca, mientras -mayoritariamente- la ramonda suele ser de color azul. No hemos de olvidar el valor simbólico del blanco en la iconografía religiosa (representa la "pureza"), pero es que además no es raro encontrar ejemplares de "oreja de oso" (su nombre popular) de color blanco, como éste (de Ordesa):

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

           Aquí quiero hacer una apostilla. En una versión anterior de este artículo escribí lo siguiente: "[Leonardo destaca algunos detalles en sus dibujos de plantas] tal vez con la intención de que las identifiquemos con más facilidad". Se da la circunstancia de que esta presunción es correcta, como se señala en el siguiente texto: "De acuerdo a Heydenreich, por otro lado, el pintor, todavía joven, tiende -deliberadamente- a acentuar ciertas formas que, teniendo poca importancia desde el punto de vista artístico o estético, tipifican las especias botánicas dibujadas" (Annalisa Perissa Torrini: "Drawings from the Galleries in the Venice Academy", en el catálogo Leonardo da Vinci and France, de la exposición celebrada en el Castillo de Cloux, Amboise, en el año 2009). Es evidente que la representación del fruto y los pétalos al mismo tiempo podría ser un ejemplo de lo dicho arriba.

           Así pues me reitero en la convicción de que Leonardo colocó un ejemplar de Ramonda myconi, y otro de narciso, en la Virgen de las Rocas de Londres, pretendiendo dar pistas del lugar que hace de escenario del cuadro: el marco rocoso –y pintoresco- de la montaña de Montserrat. No en vano, dichas plantas son muy representativas de esta montaña.

           Una última cosa. La Ramonda myconi no sólo aparecería en la Virgen de las Rocas de Londres, sino también en la de París, pintada en el año 1483. Agradezco nuevamente a David Vilasís esta preciosa información de última hora.

 

 

 

 

 

 

 

Detalle de la Virgen de las Rocas de París (1483). Aunque menos claramente, también aparece la Ramonda myconi. Compárese con esta foto (abajo)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 VOLVER