José Luís Espejo - Rectificaciones sobre el artículo: La Magdalena (y Girona)

Rectificaciones sobre el artículo: La Magdalena (y Girona)

En este artículo ("María Magdalena: ¿se oculta en Girona su último secreto?"), en el número 309 de la revista MÁS ALLÁ DE LA CIENCIA, asumo de forma implícita que en Girona existe una Sociedad que salvaguarda un importante secreto. Sin embargo, puesto que dicha Sociedad no tiene nombre conocido ni proyección pública, en un cierto lugar muestro mis dudas sobre su existencia real, cuando escribo: “Patrice no aclara ni el origen ni la naturaleza de dicha sociedad: ¿son rosacruces, son masones, son meros conservadores de la Tradición? Cabe incluso la posibilidad de que no haya existido nunca”. Patrice Chaplin me ha expresado su desacuerdo ante tal afirmación, y me ha hecho notar que esa Sociedad secreta no tiene nombre precisamente porque es secreta: “Sería una pobre Sociedad si supieras su nombre”, me indica. Y añade que “una Sociedad secreta no se anuncia en público, ni descubre qué miembros la componen, ni cuál es su propósito”. Ciertamente, su argumento es convicente. A través de Patrice, y de algún otro ciudadano conocedor de la vida interna de la ciudad de Girona, he confirmado que dicha Sociedad realmente existe. Patrice añade: “Por buenas razones [la Sociedad] oculta su existencia. Su propósito es bueno”. 

Por lo que se refiere a la presencia de Bérenguer Saunière en Girona, en mi artículo sostengo que esta hipótesis es una posibilidad más que plausible, a la luz de los indicios que parecen confirmarlo. Sin embargo, expongo mis dudas por lo que se refiere a la validez de algunos documentos que avalarían la relación de Saunière con Girona. Patrice Chaplin asegura: “no hay falsificaciones en mi trabajo”. Le trataron de colocar dos fotos falsificadas pero ella se dio cuenta a tiempo. Y retiene más de un centenar de cartas de María Tourdes (amante de Bérenger Saunière, que residió en Girona durante la primera mitad del siglo XX), y también de Saunière, que demuestran su vínculo con esta mujer francesa y, por lo tanto, con Girona. En un determinado momento Patrice se lamenta : “Hay mucha gente que dice que no hay torre, ni casa, ni francesa”. De este modo algunos pretenden correr un velo sobre el asunto. Además de estas cartas (publicadas en parte en su libro City of Secrets), Patrice aporta un argumento suplementario. Una señora de cierta edad, muy conocida en Girona, le aseguró que las visitas de Saunière son ciertas; el mismo obispo se lo habría revelado. El testimonio de esta señora (próxima a la edad centenaria, a la que yo conozco personalmente) me parece un elemento determinante de prueba en favor de la presencia de Bérenger Saunière en Girona.

Patrice Chaplin se lamenta de que no hubiera consultado con ella antes de publicar el artículo. Lo cierto es que dada su complejidad (los múltiples elementos a considerar), y las dificultades objetivas (su desconocimiento del idioma castellano, su lejanía, etc.), opté por emplear exclusivamente sus obras publicadas (los libros City of Secrets y The Portal) para realizar el trabajo. Ésta ha sido mi fuente básica de documentación, junto con otros materiales que consideraba adecuados para el caso. A partir de esta documentación llegué a unas conclusiones que me hicieron optar por una excesiva prudencia. Ahora, a la luz de las nuevas revelaciones de Patrice Chaplin, creo que esa prudencia era innecesaria. Con las evidencias que me ha mostrado considero probado que tal Sociedad (no sólo de Girona, pero que tiene en Girona una de sus sedes) existe, y que Bérenger Saunière hizo acto de presencia en repetidas ocasiones en esta ciudad como custodio de un secreto, preservado -hasta el día de hoy- por dicha Sociedad.

José Luis Espejo.