José Luís Espejo - La Alquimia, la Ciencia secreta

La Alquimia, la Ciencia secreta

 

La palabra “alquimia” deriva del árabe al kimiya. De ello no hay ninguna duda. Sin embargo, no está claro si los árabes la adoptaron del griego chyma (fundición de un metal) o del antiguo egipcio kemi (negro), vocablo del cual proviene el propio nombre de Egipto (Kemet, aludiendo al limo del Nilo, su “tierra negra”). La alquimia recibe diferentes nombres, por lo general en forma de perífrasis: Gran Obra, Opus Magnum, Arte Real, o Crisopeya (arte de fabricar oro).

 

La Alquimia

 

La Alquimia no es un término unívoco. Se lo suele asociar al arte de “fabricar oro” a partir de los metales innobles. La “obtención de la piedra filosofal”, o lapis (el elixir mediante el cual se obtiene el oro), suele ir acompañada de otras maravillas: la “panacea”, o medicina universal, la “lámpara perpetua”, y la transmutación espiritual del “adepto” o alquimista. Sin embargo, ni todos los alquimistas emplean las mismas vías (o procesos), ni aspiran a alcanzar los mismos resultados.

Los alquimistas se tomaban en serio su trabajo y –salvo excepciones- no se consideraban “magos”, sino “filósofos” (amantes del saber). Ellos fundaban su arte (o ciencia, como se la quiera llamar) en imitar los “procesos de la naturaleza”, con el fin de obtener la “perfección” de la Obra, a partir de la materia bruta accesible en los depósitos superficiales (o “veneros”) de metales y minerales.

De acuerdo a José Antonio Puche, los alquimistas creen que la madre Naturaleza produce por “digestión” los distintos metales y minerales. Dentro de la Tierra crecen, se desarrollan, se reproducen y mueren. El alquimista, u obrador, “sigue la Naturaleza” cuando imita los procesos de “digestión” de la “piedra bruta” (que servirá de base para la elaboración de la plata o el oro). Ésta es definida, por Paracelso (Catecismo alquímico) como aquella que ha creado la Naturaleza con unas proporciones determinadas de sulfuro y mercurio (los dos principios de la Alquimia). Estos dos elementos deberán ser separados, purificados y unidos nuevamente para conseguir la “materia prima”, la base material sobre la que trabaja el alquimista.

 

Índice:

 

La Alquimia

Alquimistas versus sopladores

Alquimistas: científicos y filósofos

El alquimista: benefactor del mundo

La alquimia: ciencia secreta

Falsos alquimistas

El taller del alquimista

Las otras alquimias

Alquimia y ciencia moderna

La alquimia en el cuento, el mito y la literatura

El misterio de las catedrales

La tierra, “madre y virgen”

CUADRO DE TEXTO 1: EL GOLEM

CUADRO DE TEXTO 2: LA ALQUIMIA HOY

CUADRO DE TEXTO 3: LOS SÍMBOLOS ALQUÍMICOS

CUADRO DE TEXTO 4: INVENTOS ALQUÍMICOS

 

 

 

Para leer el artículo entero:

Temas de Historia Oculta (2). Las doctrinas prohibidas