José Luís Espejo - El Dios de los hebreos

El Dios de los hebreos

 

         El origen del pueblo de Israel, y el de su dios monoteísta, Yahvé, está sumido en el misterio. Este territorio no es una entidad homogénea, sino que podríamos desglosarlo en al menos dos reinos: Israel y Judá. Los dos profesaban una misma fe, y compartían parecidas costumbres. Su religión –hebrea- quizás aluda a la doctrina que trajeron, desde lejanas tierras, los descendientes del bíblico Heber, al cual le nació un hijo llamado Faleg. El nombre de éste nos puede desvelar sus oscuros orígenes: “En sus tiempos la tierra fue dividida”. Dicha frase de Génesis 10 presenta a Heber (epónimo de los hebreos, de raza semita) como uno de los patriarcas primordiales, después del Gran Diluvio. Para encontrar al Dios de los hebreos, y las raíces de este antiguo pueblo, nos hemos de trasladar muy lejos en el tiempo y en el espacio.

 

            Israel y Judá, dos reinos situados en el territorio que hoy día ocupa el Estado de Israel, constituyen, tras el legendario rey Salomón (X milenio antes de Cristo), dos pueblos diferentes. El primero tenía, en tiempos históricos, capital en Samaria, siendo Siquem (muy ligada a Jacob-Israel, quien dio nombre al reino) el epicentro de su vida religiosa. El segundo tenía su centro religioso y político en Jerusalén, siendo Hebrón (el lugar donde está enterrado el patriarca Abraham) la segunda ciudad en importancia. Según Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman (La Bible dévoilée) estos dos reinos de la Antigüedad representaban dos “sociedades distintas, marcadas por actitudes e identidades nacionales diferentes”.

            Más adelante veremos que tanto Judá como Israel difieren en sus tradiciones religiosas (yahvista y elohísta, respectivamente), en las genealogías de los antepasados, y en el relato de los orígenes, los cuales fueron amalgamados –de forma harto imperfecta- en el Génesis bíblico. De acuerdo a M. J. Stève, en Por los caminos de la Biblia, “las tradiciones yahvistas provienen de las tribus del Sur, agrupadas en torno a las ciudades de Hebrón y Jerusalén, mientras que el ciclo elohísta emana de la confederación de las tribus nórdicas cuyos focos principales fueron los santuarios de Siquem, Betel y Siló”. El cemento que los une, y que los convierte en un mismo pueblo, es la devoción hacia un mismo dios tutelar: Yahvé-Elohim.

Es bien cierto que ambos pueblos compartían una serie de leyendas, y proclamaban descender de unos mismos patriarcas. Sus lenguas eran parecidas, y empleaban un solo alfabeto (el hebraico, que podemos datar hacia el siglo IX aC.). Pero la Historia demuestra que su convivencia –no exenta de conflictos- es un caso parecido al de la anfictionía de la Hélade griega, de la que Herodoto dice que comparte una identidad racial y lingüística, con una comunidad de santuarios y de sacrificios a los dioses, y con usos y costumbres similares (Historia, Libro VIII, pasaje 144), lo cual no impedía que las ciudades-estado griegas estuvieran en un estado de guerra casi permanente entre ellas.

En definitiva, todo apunta a que Israel es, históricamente, una unidad religiosa, no étnica (en palabras de John L. McKenzie, en su artículo “Aspectos del pensamiento veterotestamentario”; Comentario Bíblico San Jerónimo, tomo V). Es por ello que los hebreos no son necesariamente israelitas, como demuestra la división del territorio de Canaán ocupado por los antiguos reinos de Israel (al Norte) y Judá (al Sur).

 

Índice:

 

Un problema histórico: ¿Quiénes son los israelitas?

... Y la Biblia tenía razón

El Éxodo, estado de la cuestión

El mito hebreo en su entorno

Egipto, ¿origen del mito y la religión hebreas?

Egipto, ¿cuna del monoteísmo hebreo?

La religión de los primitivos hebreos

La diosa y el toro

La Biblia hebrea

Fuentes de la Biblia

Nociones de doctrina hebraica

La justicia divina y la retribución de los actos

El Dios de los Hebreos

Sólo Yahvé es Elohim...

Humano, demasiado humano

Yahvé, el dios de Israel

Las alianzas de Yahvé con su pueblo

Epílogo: Yahvé, ¿Dios universal?

Anexo 1: Coincidencias entre el Génesis y la mitología mesopotámica

Anexo 2: Más coincidencias entre la cultura hebrea y la mitología mesopotámica

CUADRO 1: ÁNGELES Y DEMONIOS

CUADRO 2: LA LEY HEBREA

CUADRO 3: YAHVÉ, ¿UN DIOS UNIVERSAL

¿SABÍAS QUE...? El concepto de "orden universal"

BIBLIOGRAFÍA

 

Para leer este artículo en su integridad pulsa aquí:

Temas de Historia Oculta. Nuestro pasado robado.